DESPUÉS DE LA CALMA | Ari Ruiz Lang

Después de la calma | Ari Ruiz Lang

Entre el dolor y la nada, prefiero el dolor.
Willian Faulkner en las Palmeras Salvajes.

Elegir el camino extraño, inusual, difícil o disfuncional allí en donde todos elijen lo sesudo, lo mesurado, lo contenido, lo racional conlleva un riesgo y es una provocación.

El arte señala, recrea, critica pero también ensaya caminos inciertos, elije lo imposible, lo implausible y se da a la tarea de recorrer este camino de llevarlo a sus últimas consecuencias. En este sentido, Ariana Ruiz Lang se
permite tomar las decisiones incorrectas porque en ello también –o sobre todo- hay conocimiento, catarsis y redención. Es el error lo que permite la comprensión, es incluso la única posibilidad de retar desde la experiencia las
nociones de lo correcto, lo bueno, lo cierto, lo seguro.

La duda que nos regala esta expo se plantea desde el título: Después de la calma. Acostumbrados como estamos a esperar la calma luego de la tormenta, Ari elige la tormenta que le antecede –o la que le sigue. En este juego,
además, nos deja incluso la certeza de que las calmas traen de nuevo y permanentemente tormentas: afirma el movimiento y abraza el cambio.

Igual que en el título, cada pieza juega bajo estas reglas: plantea una disyuntiva entre dos posibles salidas y elige la menos obvia, la menos cómoda. Incluso en la posibilidad de elegir un soporte único y seguro, Ari elige la variedad. Inicia desde el principio en cada pieza, no tiene seguro ni siquiera el soporte de su creación.

Estas elecciones, en apariencia erróneas o «en falso», resultan fundamentales para la conformación de la vida. No hay posibilidad de comprender el sonido sin el silencio, la programación es imposible sin el 0, la noción de
la razón no existiría sin la amenaza del sinsentido. La reflexión y apropiación de estos fenómenos es el riesgo que toma Ariana Ruiz Lang en su proceso de creación.

Así, esta exposición se plantea frente a los contrastes y entre ellos elije lo peor: prefiere el azar a la determinación, elije el cambio sobre a la permanencia, más en la tormenta que en la calma.

Paulina Macías

Escribe tus comentarios