FALSOS LÍMITES | Chucho Ocampo

En «Falsos Límites», Chucho Ocampo explora las contradicciones del «progreso» a través de la urbanización y el desarrollo inmobiliario de la ciudad. Explora procesos de creación, sobre todo, con dos ingredientes: por un lado, la representación de la topografía (lo natural), y, por el otro, la representación del «desarrollo» (lo artificial). La topografía, el terreno, se manifiesta en las superficies metálicas que, a partir de técnicas orgánicas de reacción química, simulan un macroproceso geológico de millones de años durante apenas unas semanas de experimentación en un ambiente microcontrolado. En contraste, la urbanización de ese terreno, representado con líneas blancas de apariencia inofensiva, simula los perímetros de un «plan maestro» incógnito, cerrado al
espectador.

En esa abstracción, al representar lo natural con procesos de artificio y lo artificial con líneas anodinas, sucede una transmutación que puede leerse en clave política: las decisiones sobre la ciudad —en un proceso de transparencia cero— manifiestan una ideología de poder que impacta en sus habitantes. La ciudad está hecha de decisiones, millones de ellas, unidas en el tiempo. El territorio, la materia prima de las ciudades, queda reducida a «capa
inferior», a lienzo en donde el desarrollo sucede, no como resultado de un diálogo orgánico o de una armonía de intereses, sino como un hecho impositivo que devela, poco a poco, decisiones económicas individuales en un contexto  social. El juego de escalas que se sugiere visualmente se lee también como una escala de metáforas de mercado y de poder.

«Me interesa el proceso mucho más que el resultado —dice Chucho Ocampo—. Las piezas podrían no estar terminadas, parecen seguir evolucionando, simulando el mismo proceso de cambio que observamos en la ciudad.» En un contexto cada vez más liberal, la línea blanca que recorre y une todos los cuadros avanza como un hipercapital que cae sobre una circunstancia paralizante. Una línea, un muro: la imposibilidad de cruzar. El resultado es
esta colección de mapas sugerentes que escriben el presente y el futuro de la ciudad.

Chucho Ocampo (Ciudad de México, 1991) es artista, arquitecto y socio fundador/director creativo de dérive LAB, una oficina de urbanismo, arte y arquitectura. También es cofundador de BEMA, un espacio cultural en Querétaro dedicado al arte y la ciudad. Ha participado en diversos Workshops en Atenas, Santiago de Chile y Palo Alto. En Querétaro hay expuesto su trabajo interdisciplinario de manera colectiva e individual en el Museo de la Ciudad, Galería Libertad y Da Substanz, entre otros espacios.

Escribe tus comentarios