Dual | Hilda Palafox

Poni –

dual lɐnp

En la dualidad de la materia hay
replicantes que disimulan ser cuerpos.

La simetría de una línea se encuentra
con la resignación del plano.

Dos existencias deambulando en sus
propios fenómenos.

Perfiles templados por la desgracia
de lo antiguo.

Libertades fotocopiadas en la memoria
con el fruto en alto.

Se repiten y se fortalecen hasta
convertirse en arcanos matriarcales.

Meditaciones monótonas entre
lenguajes y códigos y contraseñas.

Brujería de medianoche en los
pasillos de la oficina.

Espejos de minas que resaltan las
cavidades eléctricas de la piel.

Ningún truco tecnológico evitará la
clonación.

Ningún telescopio llegará tan lejos
desde aquí.

Dual como exterminio.

Dual como nacimiento.

Dual como doppelgänger.

La artista duplicada con sus cuatro
manos revolviendo lo indestructible.

El espectador duplicado entre los
reflejos y las fotos etiquetadas.

Una sala duplicada en donde en un
lado viven fantasmas enmarcados

y en el otro deambulan reminiscencias de cuerpos vivos.

Horacio Warpola


Hilda Palafox (CDMX, 1982) La búsqueda de la tranquilidad, de lo estoico, encontrándose con la delicadeza de la femineidad. Del tipo que nos remonta a la voluptuosa fertilidad de nuestro origen, el eterno femenino. Los encuentros en el trabajo de Hilda Palafox se presentan como un juego de ecuanimidad entre las figuras y el color. Suspendidas en el tiempo, en un vacío, un espacio otorgado por el universo para que sus musas floten y perduren. Ha tenido el privilegio de plasmar su trabajo en ilustraciones, canvas, murales y cerámica, siempre manteniendo un enfoque lleno de gracia. Una artista que crece dentro de sus propios conceptos, explorando los límites de sus personajes y su composición en un estado perpetuo de romanticismo.

Escribe tus comentarios